Inicio > Fobia social > Terapia de Agresividad Mental para la Fobia Social: Testimonio de Fernando

Terapia de Agresividad Mental para la Fobia Social: Testimonio de Fernando

Yo padecía prácticamente todos los síntomas de la fobia social; el miedo a relacionarme con los demás —pensaba que iban a despreciarme por cualquier motivo, elucubraba que me veían feo o que pensaban de mí que era estúpido— me producía una profunda tristeza. A pesar de ello, me integré en un grupo de amistades, estudié y, finalmente, trabajé; pero todo lo conseguí con gran sufrimiento. Siempre digo lo siguiente: la mayoría de la gente se esfuerza para conseguir lo que desea; los fóbicos sociales sufrimos para conseguir nuestras metas. Hay cierta diferencia entre esforzarse y sufrir. Con las mujeres, bastante regular, aunque, no sé muy bien cómo, siempre había alguna que se interesaba por mí; pero imagínense mis padecimientos cuando tenía que intimar con ellas: no eran momentos de alegría, sino de tensión y angustia. La vida era un suplicio continuo; me costaba hacer prácticamente cualquier cosa: hablar por teléfono; preguntar una dirección a desconocidos; hacer una simple compra, etcétera. Tenía un miedo atroz a las críticas. Y esto degeneró en cierta misantropía, en cierto odio hacia las demás personas, algo comprensible si tenemos en cuenta que los fóbicos sociales experimentamos un miedo permanente; al final, acabas odiando aquello que te aterra.

Una de las cosas más preocupantes era que la gente me notaba ese miedo; me decían que caminaba por las calles agarrotado, con la cabeza gacha, o, peor, que contestaba con brusquedad o miraba con recelo.

Empecé a poner en práctica la terapia de Roberto, y desde los primeros ejercicios, noté una sorprendente mejoría; ya no sentía ese miedo persistente que me agarrotaba los músculos cuando caminaba por la calle, y conseguía hablar por teléfono o hacía otras simples tareas sin tartamudear, quedarme en blanco o temblar. No sentía miedo al relacionarme con otras personas ni inseguridad al conocer nueva gente; solo sentía la normal incertidumbre o los nervios completamente naturales sentidos por la mayoría en ciertas situaciones.

Eso sí, necesito ejercitarme continuamente; si por algún motivo dejo de hacerlo, padezco de nuevo los síntomas, si bien de una forma atenuada. El caso es parecido al ejercicio deportivo: si dejas de practicarlo, pierdes la forma. Supongo que esto dependerá de cada fóbico: algunos necesitarán ejercitarse continuamente; a otros les bastará con practicar la terapia de cuando en cuando; y, finalmente, otros simplemente necesitarán unas sesiones de terapia al principio y nada más.

Yo hago lo siguiente: confeccioné una lista con todos mis miedos (a hablar por teléfono, a dar una conferencia, a conocer gente, a relacionarme con mujeres, a dar mi opinión en medio de un grupo numeroso, etcétera); después, empiezo a poner en práctica la terapia con cada uno de esos miedos, uno a uno, cierro los ojos, imagino la situación aterradora y aplico la agresividad imaginada. Dedico unos veinte minutos más o menos cada día o cada dos días. Cuando tengo algún compromiso social, me centro en los miedos asociados a ese compromiso, y me ejercito un poco más de tiempo: media hora más o menos durante todos los días de la semana previa al compromiso.

Por supuesto, la terapia no ha eliminado los errores que, como todo el mundo, cometo con frecuencia; se trata de aceptar que nos equivocaremos muchas veces sin que esos errores o el miedo a las críticas que puedan suscitar nos paralicen o nos hagan infelices.

Deseo la pronta recuperación a todos ustedes y agradezco los esfuerzos realizados por Roberto. ¡Ejercítense, y verán cómo mejoran!

Un abrazo desde España,
Fernando.

Categorías:Fobia social
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Cariños a mis lectores y a quienes padecen de fobia social. Los llevo en mi corazón.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: