Fobia Social y Felicidad

 

 

Autor: Roberto Neumann Ringeling

En mi artículo pasado hice una pequeña alusión sobre el tema del sufrimiento y en esta oportunidad quiero ampliar la idea. El objetivo es descubrir cuál es la fuente del sufrimiento en la fobia social, y si ésta enfermedad puede coexistir con la felicidad o son mutuamente excluyentes. Lo que escribí es esa oportunidad fue lo siguiente: 

“Cuando se habla de Fobia Social es necesario hacer justicia y mencionar el grado de sufrimiento que este trastorno produce: es una condición tremendamente dolorosa e incapacitante para quien la padece. Algunos estudios se refieren a esto como: “…causa de difundidos sufrimientos”, o, “…provoca un sufrimiento significativo” o, “es una enfermedad penosa y tan incapacitante como…”. 

 Quisiera comenzar de la siguiente manera: los seres humanos venimos “cableados” de nacimiento para vivir en sociedad. Somos seres sociales que hemos evolucionado para vivir  juntos: ¡ese es nuestro mandato evolutivo! Requerimos vivir en comunidad, en colaboración, porque dependemos unos de los otros para subsistir en el mundo. Para tal efecto hemos desarrollado conductas y habilidades sociales que hacen posible que nos podamos relacionar, que podamos interactuar juntos para llevar a cabo nuestras vidas. 

No ha de sorprendernos, entonces, que el sentimiento de felicidad también venga “cableado” para manifestarse en la medida que hagamos cumplir nuestro mandato evolutivo, que es vivir integrados en comunidad. La felicidad y las buenas relaciones humanas van de la mano: en la medida que seamos felices en nuestras relaciones con los demás, seremos felices con nosotros mismos. Los seres humanos no somos felices en soledad, somos felices cuando disfrutamos de nuestras familias, de nuestros seres queridos, de nuestros amigos, cuando tenemos gente con quién compartir nuestras vidas, nuestras alegrías, cuando hay quienes reconozcan nuestros logros, nuestras penas, cuando hay quienes nos escuchen y haya a quienes escuchar. 

Ahora bien, para el fóbico social esta situación de disfrutar de la convivencia con los demás no se da como al resto de las personas. La enfermedad consiste precisamente en evitar las relaciones sociales por temor a ser rechazado, lo cual obliga al que lo padece al retraimiento, al aislamiento social y a vivir desconectado del mundo. Para el fóbico social las relaciones humanas pueden incluso ser motivo de sufrimiento, y por ésta razón, los que padecen la enfermedad se ven incapacitados para integrarse a la sociedad en general, al mundo social, al mundo afectivo, familiar: ésta es la razón y el origen del sufrimiento en la fobia social. Entonces, la pregunta que viene al caso es la siguiente: 

¿Dónde debe un fóbico social buscar su felicidad?

 El siguiente párrafo nos da un punto de partida además propone una línea de análisis para abordar el problema. Hace poco escuchaba al conocido Psiquiatra español, Dr. Enrique Rojas, que ha publicado mucho sobre temas de psiquiatría y relaciones humanas. En una entrevista televisada, que por suerte me tocó ver dos veces, decía lo siguiente respecto a este tema: “la felicidad es una “óptica”, es un “prisma”, es una forma de ver la vida. La felicidad es un proceso, no un estado final; no está al final del camino, en la posada, sino en la mitad del camino… en la mitad de la lucha”. Después continúa diciendo: “la felicidad no está en la realidad, sino en cómo se interpreta la realidad”. 

Lo que pareciera sugerir el Dr. Rojas, tratando de aplicar sus conceptos al tema de la fobia social, es que si la felicidad no se puede alcanzar relacionándose con los demás seres humanos, se puede alcanzar de igual forma realizando otras actividades. Ya que, supuestamente, la felicidad no está ni en las relaciones humanas ni en ninguna actividad en particular, sino en cómo se interpreten éstas actividades. En este sentido, se abriría la posibilidad que  la felicidad, para el fóbico social, se pueda alcanzar realizando actividades  como leer, escribir, trabajar en el computador, hacer deportes, etc., ya que “todo depende” de cómo se interprete la realidad. Pero, ¿será esto lo que plantea el Dr. Rojas?, ¿es esto realmente posible?

 Por otro lado, asumamos por un minuto que decido darle un switch a mi forma de pensar y decido mirar mi vida con otro “prisma, con otra “óptica” : podría ser amable conmigo mismo y permitirme ver, por ejemplo, que la culpa de mis problemas se debe a la fobia social, puesto que es una enfermedad invalidante que arruina la vida de quienes la padecen. Eso me permitiría aceptar mis circunstancias y evitaría sentirme culpable por mis problemas y dificultades en la vida. Pero, en lo que se refiere a la felicidad, en momentos cuando me encuentro solo, sin tener a nadie con quién compartir, sin que el teléfono suene de viernes a lunes, este concepto de estar libre de culpa, ¿me ayudaría a pasar el momento?

 Comprender que mis limitaciones en la vida se deben a la fobia social sí ayuda. Comprendo, por ejemplo, por qué no me he casado o no tengo familia propia como el resto de mis amistades, comprendo por qué no soy el profesional que me hubiera gustado ser y lo acepto de buena forma, sin lamentarme ni rebelarme contra nada. En cierto modo, aceptar las circunstancias particulares de vida es un ejemplo de lo que el Dr. Rojas  se refiere con utilizar un “prisma”  o una “óptica” más adecuada, más adaptativa de ver la vida. Pero el hecho de comprender y aceptar mis circunstancias particulares en sí no me hace feliz; es un requisito para la salud mental, para poder crecer, pero en sí mismo no es una fuente de felicidad. Me evita sufrimiento adicional, me permite vivir sin envidias y me da paz, pero no me hace feliz. Entonces, la pregunta formulada anteriormente sigue en pie: 

¿Dónde debe un fóbico social buscar la felicidad?

 He pensado mucho sobre este tema y la respuesta, por el momento, no la tengo: no sé dónde deba un fóbico social buscar su felicidad, no sé por dónde pueda encontrarla si vive en soledad evitando el contacto humano por temor a ser rechazado. Me queda claro que perder la esperanza de ser feliz es la peor opción de todas, es lo mismo que abandonar la lucha, es lo mismo que querer morirse; sin embargo, aún así que la esperanza es el elemento central que permite continuar la lucha, en sí misma no es tampoco la felicidad que busco. Siguiendo con los conceptos del Dr. Rojas, pienso que interpretar la realidad de una forma inteligente y favorable, es requisito obligado para ser feliz, como lo es para el resto de las personas. Asimismo, ver la vida bajo una “óptica”, o un “prisma” de optimismo y de actitudes positivas, también es un requisito obligado para ser feliz, pero, aunque estos conceptos ayudan a llevar mejor la enfermedad, no son la respuesta acerca de dónde deba un fóbico social buscar la felicidad.

 Otra forma diferente de abordar el tema es tomar una línea un poco más filosófica y recurrir a una definición sobre el sentido de la vida, que a mí me gusta mucho, y es la siguiente: “el sentido de la vida consiste en solucionar los problemas mismos de la existencia”. De acuerdo a esta postura, el sentido de mi propia vida sería intentar resolver los problemas de vivir con fobia social y continuar intentándolo, aunque en el proceso no lo logre. La felicidad, entonces, surgiría en la medida que estos problemas se vayan resolviendo o, supuestamente, en la medida que se continúe intentando resoverlos; algo parecido a lo que dice la frase citada anteriormente: “la felicidad no está al final, en la posada, sino en la mitad del camino… en la mitad de la lucha”.

 Quisiera terminar este artículo dejando la pregunta abierta en un tono positivo y esperanzador; lo que no voy a hacer, sin embargo, es proponer soluciones rápidas ni dar consejos sin fundamento, porque sé que no sirven. Simplemente me abstengo de dar sermones porque no tengo la autoridad moral para hacerlo. Estoy seguro que en una segunda oportunidad podré aportar ideas para ayudar a zanjar este tema. Por el momento, me despido y termino diciendo que continúo mi lucha por encontrar respuestas e intentaré, con esfuerzo y temple, encontrar la felicidad que busco.

Anuncios
  1. 9 noviembre, 2009 en 11:20 PM

    Que bueno es saber tu visión, sobre como ve la felicidad un fóbico social. Me parece que hay que tener bastante coraje para lograrlo, ya que yo por lo menos, necesito mucho las relaciones de amistad, familiares, para sentirme contenta, a pesar de que también soy una persona bastante sola, cuando estoy así, busco felicidad, en mis dibujos, en leer, en escribir, etc. Me parece bueno que busquen otras maneras de llegar al mismo camino, valoro mucho su valentía.

    cariños.

  2. Jose
    15 enero, 2010 en 4:40 AM

    la verdad, yo por ejemplo la felicidad la encuentro en Dios, Él me ha ayudado mucho cuando sufri mucho con la fs, ahora es cada vez menos.. lo he ido superando trabajando, pololeando, llendo a todos los lugares que me muero por ir (sin importar algunas incomodidades que aun quedan), etc…
    ahora en este momento estoy llendo donde un psiquiatra, y donde una psicologa (llevo 2 sesiones con ella y me voy a cambiar porque no tengo quimica con ella )
    pero si me preguntas si soy feliz , te respondo que si… porque hago todo lo que me gusta, osea voy a todas las partes que iba antes cuando no tenia fs…
    y ya vez que cada vez disminuye esto. 🙂
    espero te sirva mi comentario
    saludos!!!
    “Dios no te deja sólo jamás, el te Ama como tu eres”

    • 19 enero, 2010 en 2:07 AM

      Tu comentario me sirve y me gusta mucho. Gracias

  3. Jose
    15 enero, 2010 en 4:41 AM

    me encantó tu blog!

  4. mariposa
    17 febrero, 2010 en 6:08 PM

    hola, como veras me gusta participar jaja..
    yo por ejemplo tengo una familia formada pero no logro tener la felicidad maxima que seria poder disfrutar de ellos porq mi vida se torna aburrida y rutinaria por la fs. Por ahí pienso que esto me ira a traer problema con mi pareja.MUY BUEN BLOG..

  5. Mechitas
    29 abril, 2010 en 8:56 PM

    Hola: he sufrido mucho con este trastorno, he perdido muchas oportunidades, me sentí sola e incomprendida y lloré muchas veces… como psicóloga me siento comprometida con las personas que tienen el tr. Mi felicidad? Sentir el Amor de Dios en primerísimo lugar. Luego, construir mi felicidad día a día descentrándome de las limitaciones que me genera la FS y enfocarme más en ayudar a otros, AMAR así sienta que lo juego todo (no solo a mi pareja, a TODOS), hacer todo lo que creo esta bien para mi, centrándome en lo bueno y bello que hay en darme, más que en mis miedos, dudas e ideas irracionales. A veces.. el miedo me gana, pero soy mucho más fuerte que él, porque no estoy sola. Me repito esto las veces que sea necesario: “Nada he de temer, porque Tú estas conmigo”. Y sigo en mi deporte de Amar.
    Gracias otra vez

  6. Daniela
    22 mayo, 2012 en 5:13 PM

    Es verdad, la felicidad para un fobico social es algo difícil de lograr, en mi caso es una lucha diaria, porque pucha que cansa sobre exigirse para ser como se supone que uno tiene que ser y también explicar constantemente por qué uno no puede ser así, no es fácil. Uno de los tantos sicologos que he visto le dijo una vez a mi pareja que si yo quería ir a una fiesta no podía decirme simplemente “anda”, porque era casi como decirle a un obeso que dejara de comer, y después de eso dejo de cuestionarme y presionarme tanto, pero ahora tengo una hija y me da un miedo enorme a que sea como yo… pero cómo puedo hacer que comparta, salga y juegue con sus amigos si yo misma no soy capaz de llevarla a una plaza por ejemplo??? Mi mayor felicidad seria que mi forma de ser no interfiriera en lo que ella llegara a ser… Si alguien tiene un consejo sobre esto, agradecida escuchare…

  7. Marta Mena
    19 agosto, 2012 en 2:40 PM

    Cordiales saludos Roberto.
    Como bien apuntas nuestro mandato evolutivo parece designar una existencia en comunidad, sin embargo, en tanto en cuando estas relaciones se han ido deteriorando por la magnitud desorbitada de la sociedad, y por tanto del sistema, nuestras labores sociales como aportación al conjunto, llegan a parecer desvirtuadas incluso en los nucleos más reducidos, como la familia, los cuales, a menudo, se ven bombardeados por mensajes de incitación al individualísmo y el desprendimiento desde distintos frentes.
    Tu visión parece muy optimista, pero a mi parecer es bastante normal (que no coherente) que las personas traten de autoexcluirse de estos engranajes gigantes, donde la existencia implica a menudo la imposición de un ideal o unas aspiraciones vitales que imagino, mucha gente rechazará abiertamente. Con todo, personalidades excluidas y catalogadas de “enfermas” (vease Bwkouski), me parecen particularmente brillantes y explosivas, precisamente por rechazar esa super-integración a la que nos vemos expuestos.
    Este tipo de personas encontrarían la felicidad probablemente en una vida antisistémica y atipica en todos los sentidos, un ambiente donde fabricar nuevas normas, cosa que parece estar prohibida, dado que incluso precetos como la felicidad, como bien puede desprenderse de tu artículo, están bajo el influjo de principios infundados. No creo que esa supuesta enfermedad que tratas en tu texto sea tal, más bien un sintoma de la presión externa, si bien el hombre ha vivido en comunidad desde siempre, éstas probablemente no eran de 6 mil individuos o varios millones como ahora.

    • 19 agosto, 2012 en 4:18 PM

      Marta, me parece que tienes una confusión de términos. El aislamiento que buscan las personas que padecen fobia social es causado por temores fóbicos e irracionales de relacionarse con otras personas los cuales son de origen médico (o psiquiátrico). En cambio el aislamiento social al cual tú haces referencia es producto de decisiones libres y racionales, basadas en creencias religiosas, filosóficas o de otro tipo, que realiza la persona acerca de los valores de la sociedad en la que vive.

  8. 8 diciembre, 2012 en 9:59 PM

    en la fobia social la felicidad no existe el suicidio si

  9. 8 marzo, 2013 en 7:44 PM

    Daniela :
    Es verdad, la felicidad para un fobico social es algo difícil de lograr, en mi caso es una lucha diaria, porque pucha que cansa sobre exigirse para ser como se supone que uno tiene que ser y también explicar constantemente por qué uno no puede ser así, no es fácil. Uno de los tantos sicologos que he visto le dijo una vez a mi pareja que si yo quería ir a una fiesta no podía decirme simplemente “anda”, porque era casi como decirle a un obeso que dejara de comer, y después de eso dejo de cuestionarme y presionarme tanto, pero ahora tengo una hija y me da un miedo enorme a que sea como yo… pero cómo puedo hacer que comparta, salga y juegue con sus amigos si yo misma no soy capaz de llevarla a una plaza por ejemplo??? Mi mayor felicidad seria que mi forma de ser no interfiriera en lo que ella llegara a ser… Si alguien tiene un consejo sobre esto, agradecida escuchare…

  10. 8 marzo, 2013 en 7:47 PM

    Que bueno poder compartir experiencias con personas que me puedan entender, gracias Roberto.

    • 17 marzo, 2013 en 10:49 AM

      Gracias a ti Claudia por tus palabras y por tu agradecimiento.

  11. Leo
    15 abril, 2013 en 2:38 AM

    Hola Roberto, me llamo leonardo tengo 16 Ami mi mayor dificultad es hablarle o mantener una conversacion con las chicas mas si es compañera del colegio pero lo voy superando y me cuesta mas porque no logro una concentracion mental Total cosa de que pueda llevar a cabo la charla, y me fijo de que forma me miiran o si me estan mirando mal o no se que.Estoy yendo a un psicologo y psiquiatra hace un año y el cambio es bastante.. yo pienso en el tema de ponerme de novio asi pero yo creo que se me haria muy dificil,.. no se que pensaras ja. Te mando un abrazo Suerte, estaria bueno que me pudieras responder gracias

    • 12 mayo, 2013 en 2:17 PM

      Hola Leo, eres muy joven tienes toda una vida por delante para aprender a vivir y para ser feliz. Haces muy bien en ir a terapia con un psicólogo, muchos esperan hasta que llegan a viejos para buscar ayuda y por supuesto a tu edad es más fácil cambiar y enderezarse en el camino correcto. Veo que tienes mucha fuerza interior porque estás decidido a darle una buena pelea a esta enfermedad y te felicito, esa es la manera!! Mira, los ingredientes indispensables para superar esta enfermedad es una fuerte convicción de que se puede, mucha fe en ti mismo y en el futuro, pensamiento y actitudes positivas frente a la vida y un esfuerzo sostenido en el tiempo hasta que logres tus cometidos. Conozco mucha gente en mi grupo que ha salido de lo peor de la enfermedad y estoy seguro de tu puedes también. No abandones las terapias, utiliza todos los medios a tu disposición para ayudarte a ti mismo, lee mucho, entra a chats en internet, intégrate a mis terapias en Facebook los días sábados, busca grupos de autoayuda en tu ciudad, acércate a profesores, algún familiar, a tus padres o algún adulto de confianza y cuéntales tu problema para q te den apoyo, evita aislarte y trata de pertenecer a grupos de hobbies, de deportes, de la iglesia, de artesanía o de cualquier cosa pero trata de no estar solo… entra a mi sitio en face para q podamos seguir conversando, este es el link http://www.facebook.com/groups/292041544873/ desde ya un saludo y un abrazo grande para ti. admiro tu valentía de haber dejado esta nota, saludos!!

  12. Jaime
    23 agosto, 2013 en 9:11 PM

    Estimado Roberto: eres muy valiente al hacer publico este trastorno, yo no me he atrevido a decírselo a nadie por verguenza, y la he llevado por mas de 40 años en silencio. Te cuento, hoy tengo 59 años, pero los primeros síntomas los detecté siendo joven, cuando me daba cuenta el terror que me producía hablar con los amigos, el pánico que sentía al interactuar con las chiquillas. Me tuve que afirmar en el alcohol para sobrellevar la inmensa ansiedad que me producía interactuar con el grupo. Esto mismo me produjo una fuerte crisis a las 25 años, que me obligó a consultar al sicólogo por primera vez. Sufría mucho en la adolescencia, porque quería relacionarme con gente de mi edad, pero no me atrevía. Esto a su vez me producía confusión, no sabía que me pasaba, me frustraba mucho, terminaba con tremendos estados depresivos, frustración y rabia por ser como era. La verdad me odiaba a mi mismo por ser así. Estuve en terapia durante años, que si bien es cierto no me curó, pero si me ayudó bastante. En ese tiempo no existía el diagnostico de fobia social, solo de inseguridad, ansiedad, crisis de identidad etc. Pude llevar una vida bastante aceptable, me casé, formé familia, tuve hijas, trabajé en forma estable en un banco. Sufría no mas en el trabajo cuando tenía que hablar en alguna reunión. Le hacía el quite a responsabilidades que me obligaran a hablar. Asi pude sobrellevar el trastorno suficientemente bien, además que contaba con la comprensión y cariño de mi señora, y la comprensión de mis compañeros de trabajo. Pero hace 10 años, que cambió todo: se me acabó la estabilidad laboral y se me echó a perder la relación matrimonial. Ahi caí en crisis otra vez, y tuve que consultar un siquiatra. nadie me ha diagnosticado FS, yo investigando leí un libro del Dr. Mahaluf y me di cuenta que yo tenía todos los síntomas. Ahi supe cual era el problema, con terapia de hipnosis ericksoniania que me practicó otro siquiatra, pude mejorar bastante los síntomas nerviosos de la enfermedad. Ha sido un avance grande, pero no he sido curado de la enfermedad, solo se me alivió la sintomatología. Ahora puedo interactuar con la gente hasta un nivel bastante aceptable, pero no me siento como yo quisiera sentirme cuando trato con la gente. Pero ya no tengo crisis graves, me he ayudado con Karate cuando joven, ahora Yoga, Meditación Trascendental. Algo ayudan a disminuir la ansiedad. Estimado Roberto, te felicito por haber sido capaz de crear el grupo de autoayuda, se necesita valentía para eso. Si yo viviera en Víña iría todas las semanas a los encuentros, porque ésa es la mejor manera de enfrentar este trastorno: socializando. Al miedo se le gana enfrentándolo, no rehuyéndolo, me dijo un sicólogo.
    Bien Roberto me despido felicitándote de nuevo, y agradeciendo este blog.
    Saludos cordiales.
    Jaime.

  1. No trackbacks yet.

Muchos cariños y mucha suerte a los que visitan mi blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: